Esteban Hernández

NADA

“Si pones tu mano delante de tu cara, pronto y reduccionista reconoces la mano en vez de su movimiento. Si esperas y juegas, pormenorizas, por ejemplo, sus colores. Así, nosotros decimos mundo, realidad, y este libro dice nada.»

Nada Portada