Alianzas de prado podrido

Toqué en una banda hace años. Se llamaba Índigo. Por allí pasamos más o menos doce o quince musiquistas. No exagero. Todos salían por patas porque aquello fue una mala empresa, que no grupo, de principio a fin. La autoproclamada líder era licenciada en filosofía: Todos hemos pasado por las manos de uno o dos persuasores. Aquello fue la mierda y como el otro día después de casi 10 años volví a ver a aquella prescindible he recuperado en conmemoración y limpia justicia esta viñeta de una serie que también hace tiempo le propuse a El Jueves. Un laxante. No se me conoce a malas, las verdaderas, porque me doy miedo. Espero os guste.

Eres una chunga

Dejar una Respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.