Esteban Hernández

Cómic · Ilustración · Etcétera

Regalías seleccionadas

Avanzo lento pero inexorable hacia un calado y muy permanente aprehender que cualquiera, sí puede poder, desde donde sea que lo ejerza, lo pelea pisando prójimos. Próximos. Y todavia peor, desde la pura inercia. Desde la irreflexión. Desde la velocidad y lo asertivo.


Que un entorno decida que eres un parguela posibilita, extirpado el ego, cualquier maniobra silenciosa y pacífica para el propio sosiego, u otras abrasivas, estrategas y casi invisibles contra lo adverso.


Hay reglas de virtud que es imposible obedecer. Creo que hay llamados para diferentes misiones, pero que no practique, por ejemplo, las de San Benito, o no me vea practicándolas ni habiéndome aproximado jamás, no me pone en mal lugar. Este, un lugar, que creo es rebote de la imperfección atávica y la perfecta autopista de la culpa. Así, toda obediencia me ulcera, pero porque pienso en clérigos y no en Santos. Si encontrara a quien seguir, si diera en mi vida con alguien de extrema virtud, imperfecto, pero completa y permanentemente enfocado, le obedecería a ciegas. De hecho, hace muchos años, un amigo cabal y más duro que yo escribió en su blog lo mismo. Se preguntaba sin ego, ya no a quién entregarle las propias armas, que también, sino por quién dejarse matar. Asesinado por un Santo. Quien será el/la más grácil, qué alma, que desde toda la confianza depositada y merecida en su ética, asesine a mi amigo y me ordene en la fe. Algo así.


Uno en su mente rinde cuentas al espectro de un tercero. Al de alguien que, según el propio historial, nos embosca el pensamiento cuando éste cobra autonomía: cuando no es guiado. Qué malas son las propias potencias cuando las desatendemos, cuando no las vigilamos.


Lo soy y hoy me lo gritaron. La palabra idiota proviene del griego para referirse a aquel que no se ocupaba de los asuntos públicos. Quien dice todos, pueblo o españoles sólo esta arrimando el ascua a su sardina, y a quienes dicen yo en profundidad, el último, es decir, lo contrario, el común, a esos los exilian. Aún iniciado en estos mimbres, el careta y juez de esta noche no supo responderme -porque no hay cómo- a por dónde casan sus muchas disciplinas espirituales, su recreo, con la especulación bursátil, su oficio. Y ladró.

Adiós Risperdal

LA PIEZA:

 

LA MEMORIA:

En la letra crucé fragmentos del prospecto de una caja de Risperdal, medicación que llevo comiendo 20 años. Esta pieza podría ser nuestro regalo de aniversario y una futura carta de despedida. Además fue parte del CD recopilatorio del segundo número del fanzine Ftalatos, donde Alberto Serrano compiló a un montón de músicos diletantes que no te acabas ni apartando el pan y las patatas.

En Radio Klara

Entrevista por el Usted#9 en el programa Café con vistas de Radio Klara. La presentación se canceló, pero de nuevo, pornografía y ataraxia durante la charla. Gracias a todo el equipo allí ese día.

PLOT POINT

‘Plot point’ es la tercera propuesta consecutiva que hago junto a Fernando Llor. Es un thriller con toques de humor en el que un grupo de actores hartos de tener que aceptar anuncios de poca monta deciden secuestrar a la guionista más talentosa del momento para que diseñe el atraco perfecto.

¡BATMAN!

Esta es mi muestra para DC comics. La he acabado en 6 días, creo. Me he dado prisa para practicar cómo se trabaja en multinacionales así, que es algo que me tiene admirado de profesionales del ramo. Gente con más cabeza que yo advirtió que mejor haber dibujado a Plastic Man, pero huyo hacia adelante, panda, trabajo y luego pienso. Si bien, Batman o lo superheroe es muy agradecido de dibujar y la pasé fenomenal. Vamos que nos vamos.