Esteban Hernández

Esteban Hernández

Cómic · Ilustración · Etcétera

Yo es otro

yo-es-otroYo tenía una duobanda con el bueno de Guillermo Céspedes. No valíamos nada pero como a nosotros no nos importaba estuvimos tocando durante medio año. Nos dio para cuatro canciones, todas, recicladas de lo que hacíamos en nuestras respectivas casas antes de conocernos. Resulta que abandoné el grupo en un empalmar preocupaciones, ahora estamos buscando teclista (lo dejo caer por si acaso) y gané un colega. Bien se puede ir a la mierda el punk valenciano si por cada banda local conociera a un tipo como él. El asunto es que como tengo en casa mi pequeñísima escombrera de trastos para grabar, hicimos una maqueta. Muchos de los que han catado el resultado no se lo han acabado. Esa es la unidad de medida. En el local de ensayo sonaba más intenso, al menos por momentos, cuando los acoples nos daban un respiro. Ahora, amijos, me nace compartirlo aquí despreocupadamente. Malamúsica, de Yo es otro. Éste es el bandcamp. 

Share on FacebookTweet about this on TwitterShare on Tumblr

Nueva exposición

A partír del jueves 3 de noviembre en la librería Bartleby expondré una serie de originales del otro novelo gráfico que estoy dibujando. Tenéis toda la info en el cartel. La inauguración es el mismo día desde las 19:30 y aunque los originales no estarán a la venta, sí que podréis pillar láminas extraídas de mi fanzine Mister, mis autoediciones y hasta camisetas. ¡Venid!

Share on FacebookTweet about this on TwitterShare on Tumblr

Ocio hostelero (IV)

Tengo cotejado que dibujar tebeos es rezar y tocar en una banda predicar. Me encuentro con quien sabe de qué va la diferencia medio explicándolo en un bar y también a un representante del mínimo común denominador punk, borracho, mandando al primero, literalmente y con los tuyos, los que rezan así, a «chuparos las pollas». Si no fuera tan hostil sería ridículo.

Share on FacebookTweet about this on TwitterShare on Tumblr

USTEDes

“Dibujar tebeos nace y muere en dibujarlos. La gestión es espiritual. No, evidentemente, económica ni social. Ocurre que los tres primeros números del fanzine Usted están agotados desde hace una década, para esta compilación en Libros de autoengaño quedaron fuera todas las colaboraciones de otros autores y, al paso, Esteban ha pulido algunos textos respetando el conjunto. Sirva este libro para dejar testimonio de cómo tenía la cabeza el autor cuando dibujó cada historieta. Ojalá le ayude a alguien más.”

ustedes-esteban-hernandez-comic-fanzineusted-libros-de-autoengano

Libros de Autoengaño editará Ustedes. Una compilación de mis historietas en los primeros tres números del fanzine Usted. Pronto, a partir de noviembre, en librerías y saraos de autoedición.

Share on FacebookTweet about this on TwitterShare on Tumblr

Brevería (de, en y desde red social) + Ocio hostelero (III)

Despierto en estos días solitarios, de Rodríguez, buscando asideros: algún humano al teléfono que haga de testigo de que sigo siendo persona, y aunque pronto, reflexivo y feliz recurro a mis verdaderos abrevaderos de paz, desde las 14:00 hrs que amanecí -ayer dibujé hasta las 7:00 am, querido inquisidor- no he hecho el obligatorio y pequeñísimo esfuerzo de sumergirme en algún quehacer. De solo empezarlo. En alguno laboral, fecundo o contemplativo, digo. O en el que sea. Ahora son las 17:00 hrs y a lo largo de mis perezas me puse hasta dos trajes de buzo con sus respectivas equipaciones pero, amijo voyeur, no ejecuto la tonta voluntad de los primeros cinco minutos bajo el agua. ¡Es ridículo! ¡Mírame aquí escribiendo! ¡Suma y sigue!

Es pronto, de noche después de cenar. Vuelvo a casa tranquilo con mi chica y un colega del barrio. Pasamos delante de un pub y sólo hay dos tipos en la puerta. Uno de ellos, con nosotros de espaldas, con su móvil, nos vacila al aire; me giro, no hago mucho caso y cuando estamos a unos metros reacciono sorbiendo mocos y escupiendo a un lado; él hace lo mismo y yo repito mi firma haciendo ruido, que él exagera todavía más en su turno; pasan muy pocos segundos, caminando me vuelvo a girar y él está de espaldas con los calzoncillos por las rodillas; grito un ¿qué te pasa, subnormal?, un me cago en tu puta madre, culogordo, y un payaso; el tipo se sube los pantalones balbuceando a su amigo. No todo van a ser derrotas.

Share on FacebookTweet about this on TwitterShare on Tumblr