Esteban Hernández

Prosema (IV)

Aún sin haber qué resolver, toda solución y resolución que malvendí, si ocurrió, la soy todavía. Luego, le pido la correspondencia al cartero, esa del gestor de sí mismo que regalé y algunos rudimentos remiten. Y entre gente, del mismo modo que vuelvo y revuelvo en mí, regalaré a los buenos, a sus propios tan pagados de sí, en silencio, escuchando, menos tela y más araña. Invisible. Primero, usando el asombro con el que ardo y hoy desapego, y en adelante, con el mismo adorno, artificios y artefactos con los que tantos caminos he andado y tan pocas esquinas he torcido entre satisfechos. Solo hay un poema.

Email this to someoneShare on FacebookTweet about this on TwitterShare on TumblrPin on PinterestShare on Google+

Dejar una Respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.