Esteban Hernández

Ocio hostelero (VIII)

Anduve con toda la calma que me pedía el cuerpo merendando por la calle después de trabajar y observé que no somos dueños de proporcionar cómo caminamos. Que, por ejemplo, cualquier semáforo hace de metrónomo, generalmente al trote.

A pocos metros de donde quedé, dejando atrás haber peleado las prisas, pasando por el extremo de una plaza, tres voces gritaron mi nombre desde una terraza abarrotada. Medio me asusté y girado no reconocí a nadie. Buscando mejor entre las caras encontré a tres personas, tres, que han sido desde siempre cariñosas conmigo. Me acerco feliz a los siete más con quienes estaban, les muestro interés sincero por su reunión y cuando en mi despedida subrayé que me alegró mucho verlos y sintetizo desde el lado opuesto de la mesa que pongo en valor, porque no es normal, que hoy nadie saluda a gritos -ninguno en la mesa bajaba de los cuarenta años- una voz escondida allí dice sin cara: «Sí, anda. Corre.», y retomé mi camino a la vez. A mi espalda tronaron carcajadas.

«No hacía falta agradecer nada» le explicaron después a mi relato en casa. Y así es. No falta algo así. Nadie así. No hay demanda. Y sí la hay, sí, a la vez, en su anverso, porque cualquiera vive autoafirmándose. Expiando chivos. Así comulgan los más.

Email this to someoneShare on FacebookTweet about this on TwitterShare on TumblrPin on PinterestShare on Google+

Dejar una Respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.