Esteban Hernández

MÚSICA

TAN VACÍO COMO FLORIDO

LA PIEZA:

 

LA LETRA:

Todos los mitos / enmascarando vidas colmadas / de frustración.

Florido / (tan) vacio como florido.

Todos los mitos aprehendidos enmascarando vidas colmadas de frustración y aburrimiento.

La verdad y el va… vac… tan vacio como florido.

Florido.

De frustración y aburrimiento. La verdad y el vacío florido.

Tan vacío como ¡ah! ¡aargh!

Todos los mitos aprehendidos enmascarando vidas colmadas de frustración.

Más información aquí.

POR CADA ESCRITOR

LA PIEZA:

 

LA LETRA:

Por cada escritor que os pone un espejo delante hay / ay, hay, ay, hay, ay…

Por cada escritor (…) en el mundo. Por cada escritor que nos entiende

y es exacto contándolo porque os reflecta monstruos,

por cada escritor que os pone un espejo delante en el mundo:

¡Escritor en medio del mundo!

No os suele gustar quien nos entiende / y es exacto contándolo porque os reflecta monstruos.

Por cada escritor que os pone un espejo delante hay un ejercito de verdugos en el mundo.

No os suele gustar quien nos entiende.

Más información aquí.

UNIMODO

LA PIEZA:

 

LA LETRA:

Desde el principio en ortodoxia militante. Todos los diferentes contenidos son unimodos. Son unimodos.

Heterodoxia, heterodoxia, heterodoxia, heterodoxia, heterodoxia:

Heterodoxia gremial que acaba, ella, desde el principio, en ortodoxia militante.

¡Oh!

¡Modo unimodo!

La música que hago no vale nada. La música que hago no vale nada. La música.

Más información aquí.

DE LOS MUERTOS

LA PIEZA:

 

LA LETRA:

¡Eh!  ¡Gracias, gracias!

A menudo sólo le consiento el ejemplo y ese consejo neto, ese que no alcanzo a darme a mí mismo, rudimento, y me hace verdadera compañía, ¡eh! ¡ah! a los muertos. Sí.

Gracias, gracias. Muchas.

A menudo -¡a menudo!- sólo le consiento el ejemplo neto, ese que no alcanzo a darme a mí mismo, que es rudimento (y) hace verdadera compañía a los muertos, a los muertos, y por escrito.

Gracias, gracias. Muchas.

A menudo sólo le consiento el ejemplo, el consejo neto, ese que no alcanzo a darme a mí mismo, que es rudimento y me hace verdadera compañía, a los muertos y por escrito.

¡Gracias, gracias! ¡¡Gracias!!

Más información aquí.

ATAQUE DE PENA

LA PIEZA:

 

LA LETRA:

Imagino a Nietzche diciéndole al Cristo milagrero en persona que parara un poco el carro, que bajara un rato de la burra, explicándole, explicándole que quizá estaba exagerando. Ya sabes que también lúcido y enloquecido (quiso) follar yeguas para multiplicarse en centauros. Que se volvió loco, loco, loco en un ataque de pena, pena. Imagino a Nietzche… ¡Me aborto el juego de sólo jugarlo!

Salgo a la calle. De la nada, el vacío. Basura. Me cago en tu puta calavera, tío. Joder.

¡Me aborto el puto juego de sólo jugarlo!

Más información aquí.